lafran_escritora Francisca Zurita

Precuela que narra los acontecimientos previo que detonaron la guerra entre vampiros y elfos, remontándonos hasta los albores de este universo. Serán relatos cortos que pretenden introducirte en ese mundo para que tengas avanzada la historia para el momento en que lance mi novela "Destino". ¡Toma tu arma y un escudo, que esto se pondrá intenso! También puedes encontrarme en mi blog: https://lafranescritora.wordpress.com/ o en redes sociales como lafran.escritora ¡Gracias por leerme!


Fantasy Episch Nur für über 18-Jährige.

#magia #hombres-lobo #accion #sexo #erotico #fantasia #amor #dioses #guerra #elves #vampiros #elfos #vampires
0
591 ABRUFE
Im Fortschritt - Neues Kapitel Jeden Freitag
Lesezeit
AA Teilen

Prólogo: El Origen de la Tierra

Hace miles de millones de años, en los albores de nuestro universo, sólo existían los dioses primordiales, seres superiores a todo lo que conocemos, investidos de poder y energía. Su infinita curiosidad y hambre de conocimiento los llevó a desafiarse constantemente para probar sus escasas limitaciones. Fue así como descubrieron que tenían la capacidad de crear vida utilizando elementos básicos como fuego, agua y un poco de tierra. Tras muchos ensayos y errores, diseñaron en conjunto un planeta donde crearon seres a su imagen y semejanza, que pudieran entretener sus monótonas vidas eternas y saciar sus eternas ansias de curiosidad.


A cada dios y a cada diosa le fue encomendada la misión de crear una raza de seres inferiores, que adoptaría bajo su protección, y a quienes debía dotar de dones específicos que les permitieran sobrevivir en comunidad.


La diosa Oscuridad, diseñó criaturas fuertes y letales, poseedoras de gran inteligencia y vida eterna, a las que llamó vampiros. Les enseñó a cazar animales y alimentarse de su sangre, que tendría todos los nutrientes que necesitaban para satisfacer su metabolismo acelerado y mantener fuertes sus atléticos cuerpos. Les encomendó la misión de velar por el bienestar de las demás razas que serían creadas.


El dios y la diosa del Fuego dieron origen a una raza de fieras amazonas guerreras, mujeres fuertes y siempre listas para combatir, que se encargarían de proteger a las criaturas más débiles, en conjunto con los hombres lobo, seres de espíritu tan salvaje como las amazonas, y con un gran instinto de supervivencia, creados por el dios del Caos.


La diosa Luna, siempre destacada por su fecundidad y su temple pacifista, quiso diseñar criaturas elegantes y sensibles, que fuesen capaces de admirar y proteger la Naturaleza que había creado con tanto amor para ellos. Fue así como nacieron los elfos. La diosa del Agua, admirando la creación de la diosa Luna, dio vida a pequeños seres que pudieran complementar la misión de los elfos, naciendo así los distintos tipos de hadas.


El dios del Viento, inspirado también por la diosa Luna y Agua, creó una raza de pequeños seres que se dedicaran a trabajar la tierra y a extraer los minerales que ésta les ofrecía, para que pudieran a su vez, crear herramientas que permitieran facilitar los procesos de recolección de comida y caza de animales. Los llamó enanos, en referencia a su corto tamaño, en comparación con los otros seres, mucho más altos.


La diosa de la Armonía dio vida a una raza de criaturas hermosas y delicadas, que llamó Nymphs. Les encargó la misión de recordarles a las demás razas acerca de las cosas hermosas y bellas de la vida, para que nunca olvidaran lo mucho que los dioses los amaban.


Los dioses acompañaron a sus hijos e hijas en la Tierra hasta que lograron enseñarles cómo funcionaba todo. Una vez conformes, se retiraron al Cielo, lugar donde habitaban, para vigilar desde allí su creación. Los seres, mientras tanto, se dedicaron a vivir en armonía, compartiendo tareas, reproduciéndose y protegiéndose entre sí de los peligros existentes.


Los dioses de la Oscuridad y el Caos, aburridos de que todo funcionara a la perfección y ya no hubieran más desafíos, decidieron bajar a la Tierra nuevamente para comenzar a susurrar en sus oídos y sembrar otro tipo de sentimientos que los seres desconocían hasta ese momento.


Los vampiros son superiores a las demás razas, deberían dominarlas.


Los vampiros son una amenaza, son más fuertes y poderosos, si deciden alzarse, se harán con el poder y los subyugarán a todos. Deben ser vigilados y contenidos.


Los elfos están entregando menos comida porque la están almacenando.


Los cultivos morirán por la inclemencia del tiempo. Deberían ser más precavidos.


Y así, poco a poco fueron surgiendo sentimientos como la codicia, avaricia, ansias de poder, envidia, temor y finalmente, la maldad. Los vampiros luchaban contra los hombres lobo, las amazonas se apartaron de los demás para comenzar a velar por sí mismas, mientras que los elfos sufrían por la pérdida súbita de sus cultivos, descuidando a las demás razas.


Los otros dioses fueron alertados y decidieron tomar cartas en el asunto. Reprendieron a la Oscuridad y al Caos, y decidieron crear en conjunto otra raza de seres, esta vez débiles y humildes, que le recordaran a las demás criaturas su misión de protegerlos y cuidarlos. Los llamaron Humanos, y fueron encomendados a los vampiros. Luego de un tiempo, los dioses comprobaron que todo funcionaba bien una vez más, y decidieron que era tiempo de comenzar a crear otros mundos, abandonando la Tierra.


La Oscuridad se quedó y caminó entre las razas durante muchos años, sembrando su toque de maldad en los corazones de todo aquel que quiso escucharla. De esta forma, los vampiros esclavizaron a los humanos, obligándolos a trabajar la tierra, crear herramientas y edificar para ellos, mientras le declaraban la guerra a los hombres lobo, quienes no se quedaron atrás e hicieron una alianza con los herreros enanos para ser provistos de armas.


Los elfos, horrorizados por la guerra y la muerte, cortaron la cadena de suministros hacia esas razas, formaron un ejército y juraron proteger a las demás criaturas, ofreciéndoles refugio y comida en su propio territorio. Las amazonas no quisieron ser partícipes de la matanza, pese a las súplicas de los hombres lobo, hasta que los vampiros atacaron su aldea.


Los elfos elevaron toda clase de plegarias a los dioses, pero tardaron años en ser escuchados. Para cuando los protectores volvieron a la Tierra, la devastación y la muerte se habían esparcido por todo el territorio. Los dioses, heridos en lo más profundo de su corazón castigaron a la Oscuridad, quitándole su poder para crear y la condenaron a vagar entre los límites de la Tierra por la eternidad.

Los vampiros, que jugaron a ser dioses creando una mezcla de criatura mitad vampiro y mitad humano, fueron condenados a vivir en la oscuridad durante el resto de sus vidas, así se mantendrían separados de las otras razas. También se les quitó su inmortalidad, como lección de humildad.


Los hombres lobo fueron despojados de su capacidad para adoptar la forma de lobo, debiendo ocultarse tras la piel de un hombre durante todos los días, menos durante una noche en el mes, bajo la vigilancia de la diosa Luna. También vivirían principalmente de noche, desarrollando mayor sensibilidad al sol.


Los humanos fueron rescatados y enviados a una dimensión diferente, en la misma Tierra, donde no tendrían contacto con las demás razas, olvidando su existencia y permaneciendo a salvo. Allí lograrían prosperar.


Los elfos, que durante siglos fueron los fieles guardianes de la Naturaleza y protegieron a los más débiles, fueron recompensados con su propio reino donde lograrían prosperar en paz y armonía. La diosa Luna los bendijo y acunó bajo su manto protector, creando para ellos el Cristal de Luna, el material más energético que existía, a través del que les entregaría conocimiento y fortaleza a los descendientes de los elfos originarios.


Las Hadas, que habían mantenido el culto a los dioses y las ofrendas, también recibieron su propio reino, oculto en el bosque para asegurar su protección. Las otras razas fueron separadas en continentes diferentes donde cada una se desarrollaría y prosperaría bajo sus propias reglas y justicia.


Aún así, las razas se mantuvieron interactuando comercialmente en paz durante miles de años, bajo los límites impuestos los dioses, hasta que la Oscuridad encontró un vampiro digno, a quien destinó a reclamar el poder que le correspondía a su raza.


Su nombre era Khan.

8. Juli 2020 02:40:24 0 Bericht Einbetten Follow einer Story
0
Lesen Sie das nächste Kapitel Capítulo Uno

Kommentiere etwas

Post!
Bisher keine Kommentare. Sei der Erste, der etwas sagt!
~

Hast Du Spaß beim Lesen?

Hey! Es gibt noch 3 Übrige Kapitel dieser Story.
Um weiterzulesen, registriere dich bitte oder logge dich ein. Gratis!