moonlovesmin 𝓂𝑜𝑜𝓃

Él no conocía el nombre de este hombre, pero todo en él hacía que deseara ser tomado, reinvindicado, completamente dominado. Desesperado por ganar dinero rápido, JeongGuk, un hambriento artista omega, ayuda a su hermana a preparar una fiesta de disfraces. Pero inesperadamente entra en celo, ¡JeongGuk es cazado, marcado y atado por el Alfa mas sexy de allí!


Fan-Fiction Bands/Sänger Nicht für Kinder unter 13 Jahren.

#bts #taehyung #jeongguk #jungkook #omegaverse #kookv #vkook #taekook
96
4.8k ABRUFE
Abgeschlossen
Lesezeit
AA Teilen

𝕪𝕦𝕚𝕝𝕙𝕒𝕟



¡¿Treinta y siete centavos?!

JeongGuk miró su estado de cuenta bancaria con incredulidad. No había manera de que fuese a sobrevivir a la semana. Los niños tenían más en sus bolsillos de lo que él tenía en su cuenta. Era embarazoso, ser un lobo crecido y contemplar comer ramen de nuevo.

Él tiró su teléfono barato a un lado y se pasó las manos por el pelo largo y castaño. Piensa, JeongGuk. Piensa. La galería de arte le enviaría un cheque en unos pocos días por la pintura que vendió la semana anterior, por lo que estaría bien después de eso. Era sólo cuestión de asegurarse de que podía comer hasta entonces.

Mirando hacia arriba hacia el calendario, sintió que su cara se ponía pálida. Mierda, entraría en calor esa semana, también. Y eso significaba quedarse dentro, a menos que pudiera permitirse las píldoras supresoras que tomaba para no perder la cabeza con la lujuria. Lo cual no podía. Mierda.

Excavó alrededor de debajo del sofá hasta que encontró su teléfono, llamando a un número conocido.

—¡Hermanito! ¿No deberías estar trabajando a esta hora? —La voz de su hermana cantó a través del teléfono, siempre Alfa, siempre mandona.

—Hola a ti también, HyeJin. Mira, no me gusta pedirte esto, pero necesito un poco de ayuda.

Prácticamente podía ver su linda cara con el ceño fruncido. —¿Que está pasando? ¿Todo está bien?

—La galería no va a enviar mi cheque hasta dentro de unos días, así que...

Ella lo interrumpió enseguida. —¿Necesitas dinero? ¿Cuánto? Puedo hacer que mi asistente te deje un cheque esta tarde.

Maldita sea. Él sabía que su hermana tenía buenas intenciones, pero no lo hacía bien del todo. —No quiero tu dinero, hermana. ¿Me preguntaba si sabías de alguien que pudiera tener algún trabajo para mí ? Sólo por unos días, nada grande.

La oyó teclear con sus largas uñas en su escritorio. —Hmm. Déjame pensar, —murmuró. —Aunque la verdad es que desearía que me dejaras ayudarte, JeongGuk. Eres muy obstinado para el dinero.

JeongGuk suspiro. —Sé que sólo soy un Omega, pero puedo cuidar de mí mismo.

—No digas eso, JeongGuk, —replicó ella. —Los omegas son importantes también. ¡Y... Oh! Tengo una idea. ¿Si no vas a tomar mi dinero, podrías trabajar para ello? Tengo una fiesta esta noche y podría utilizar algo de ayuda para limpiar y recoger después. ¿Estarías interesado?

—¡Sí! Eso sería perfecto, —dijo, sentándose. ¡Podría sobrevivir a la semana después de todo!

—Va a ser una de lujo, así que lleva algo decente, no cubierto con pintura, por favor—, dijo HyeJin, aunque podía oír la sonrisa en su voz. —Ah, y asegúrate de tomar tu píldora supresora de calor que va a haber un montón de Alfas.

—Por supuesto, —JeongGuk mintió alegremente, —no hay problema. Nos vemos esta noche, Hye. ¡Y gracias!

Sintió una punzada de culpa cuando colgó el teléfono por mentir, pero su sentido de auto conservación ganó. Su calor no empezaba hasta unos días después, y él se escondería en la parte posterior durante la fiesta, por lo que debía estar bien. JeongGuk se puso de pie, quitándose la camisa salpicada de pintura y arrojándola a un lado. La vida de artista muerto de hambre no era tan glamorosa como una vez había pensado.

⦅ 𝕤𝕦 𝕠𝕞𝕖𝕘𝕒 ⦆

—HyeJin, ¿dónde quieres estas rosas?— JeongGuk sostenía un jarrón casi tan grande como él, y el dulce perfume embriagador de las flores lo envolvía.

—Mesa, entrada frontal, —su hermana respondió enérgicamente mientras hacía clic en el suelo con sus escandalosamente tacones altos. —Cuando hayas terminado con eso, puedes organizar los aperitivos en los platos en la cocina. Seung puede mostrarte dónde están. Nuestros huéspedes deben llegar en cualquier momento, así que sé rápido, por favor. —HyeJin habló con la voz tranquila y autoritaria que era su naturaleza, siendo Alfa. Desapareció por el pasillo, presumiblemente para dar los toques finales a su equipo antes de que llegaran sus compañeros de trabajo.

JeongGuk ajustó cuidadosamente el jarrón sobre la mesa decorativa, recolocando un tallo que se había deslizado fuera de lugar. Era agradable, ayudar de esa manera, hacer un espacio más hermoso. A pesar de que le molestaba a veces, JeongGuk era un Omega, después de todo, así que tenía sentido que se sintiese bien recibiendo órdenes. Esperaba establecerse con una Alfa y tener crías, pero hasta el momento, ninguna dama le había llamado la atención. O viceversa.

Relevado de las rosas, JeongGuk hizo su camino de regreso a la cocina. Seung, el Beta marido de HyeJin, secaba unas copas de cristal. Le mostró a JeongGuk una cálida sonrisa. —¿Qué pasa, hombre? Gracias de nuevo por ayudarnos a salir esta noche, realmente lo apreciamos.

JeongGuk le devolvió la sonrisa; siempre le había gustado Seung. — Hey, en cualquier momento. Me están ayudando también. —Empezó a organizar quesos en el plato de servir, como le habían indicado. —Un montón grande Alfas aquí esta noche, ¿eh? —JeongGuk trató de mantener su voz casual.

Seung se rió. —Oh sí. Gunning promocionó a HyeJin para una promoción, por lo que invitó a una gran cantidad de altos mandos de la corporación. La mayoría de ellos están realmente muy bien. Ten cuidado con su jefe, sin embargo, el Sr. Kim: ese tipo es un devorador de hombres.

¿No hay damas Alfa? JeongGuk se tragó su decepción. — Probablemente me quede en la parte posterior,— dijo JeongGuk. —Me apetece pasar algún tiempo de calidad con tu Playstation, si está bien para ti.

—¡Sí, ve a por ello! Acabo de recibir un juego...—Seung comenzó a decir, pero su respuesta fue interrumpida por HyeJin entrando a la cocina.

—Cinco minutos, muchachos, —ronroneó. —JeongGuk, te puedes quedar aquí si quieres relajarte un poco. Gracias por tu ayuda.

Reconociendo su señal para salir, JeongGuk sonrió y se dirigió a la parte posterior de la amplia casa de HyeJin. Encontró la sala de cine en casa, se sentó en una de las enormes sillas reclinables de cuero, y abrió una cerveza que había cogido de la cocina. Parecía que todo iba a estar bien después de todo.

⦅ 𝕤𝕦 𝕠𝕞𝕖𝕘𝕒 ⦆

Los sonidos flotaban por el pasillo: tintineo de vasos, voces y murmullos, y el estallido ocasional de alguna risa. JeongGuk, absorto en un juego de video, apenas se dio cuenta: estaba demasiado ocupado volando a los malos virtuales.

Maldita sea, ¿cuándo había empezado a hacer tanto calor allí? HyeJin debía haber dejado el termostato demasiado alto o algo así. JeongGuk se levantó para encender el ventilador de techo, y, ya que estaba solo, se quitó la camisa. La brisa fresca que agitó el aire no le ayudó mucho; se sentía como si tuviese una quemadura por el sol.

Entonces, la verdad lo golpeó:

Oh, mierda. Había entrado en calor.

JeongGuk contuvo el pánico. Sin control, un ciclo de calor básicamente se hacía cargo del cerebro del Omega con una cosa: el impulso de aparearse. Tenía que salir de allí, y rápido. HyeJin se volvería loca cuando descubriese que se había ido, pero lo entendería; que su hermano loco por el sexo estallara buscándolo con cualquiera probablemente no era la noche que había tenido en cuenta.

Tomó su cartera y las llaves de la mesa, se puso la camisa de nuevo y se dirigió hacia la puerta. Si giraba a la izquierda por el pasillo, podía salir por la habitación HyeJin y de Seung: tenían un balcón que se abría hacia el patio trasero, y la libertad sería una simple cuestión de escapar por la puerta trasera. Una vez que estuviera a salvo en su casa, podría pedir un supresor de calor en línea y esperar a que se lo entregasen. Todo estaría bien. Todo lo que tenía que hacer era llegar a su coche antes de que realmente estallase.

Él abrió la puerta entreabierta y se asomó al pasillo. Bueno, no había señales de invitados a la fiesta. Se arrastró por el pasillo lo más silenciosamente que pudo, consciente cada segundo del calor que irradiaba de su piel. Pronto, él sabía, tendría una furiosa erección, y empezaría a sentirse resbaladizo y listo. Infierno, él ya estaba empezando a endurecerse.

Desesperado por no arruinar la fiesta de su hermana, apretó el paso, finalmente, entró en el dormitorio principal. Todo lo que tenía que hacer era cruzar la habitación, abrir la puerta y escapar. Pero sólo había dado dos pasos cuando oyó el agua corriente en el baño principal: ¡oh no, alguien estaba dentro!

Presa del pánico, se metió en el armario abierto, acuñándose tras la pared de colgar la ropa cuando la puerta del baño se abrió.

JeongGuk se asomó, esperando ver a su hermana o a Seung, pero un extraño se quedó enmarcado en la puerta.

Parecía que acababa de escapar de una película de superhéroes: era fácilmente de más de uno setenta de alto, y musculoso. JeongGuk se dio cuenta de que el traje del hombre era caro: le quedaba a la perfección, el tejido rico abrazaba su esbelta cintura y los hombros anchos. A JeongGuk le impresionó su pelo alborotado oscuro y su mandíbula recta cuando el hombre se paseó hacia la puerta, obviamente, dirigiéndose de nuevo a la fiesta. Pero, de repente, el hombre se detuvo en seco.

¿Qué estaba haciendo? JeongGuk frunció el ceño mientras el hombre permanecía inmóvil. Pero entonces, oyó un ruido que le hizo estremecerse: el tipo estaba tomando respiraciones profundas, olfateando el aire.

¡Mierda, mierda, mierda!. Un Omega en calor desprendía feromonas de gran alcance que llamaban a cada Alfa en la zona, hombre o mujer. Ese tipo debía ser un Alfa (bueno, sólo míralo, por el amor de dios, gritó el cerebro de JeongGuk) y había cogido el olor de JeongGuk.

JeongGuk cerró los ojos, agachándose detrás de la ropa y presionándose en la esquina. Quizá el tipo simplemente seguiría caminando, tal vez no se diese la vuelta, tal vez...

Un clic suave hizo que se le helase la sangre. El hombre había cerrado con llave la puerta de la habitación.

⦅ 𝕤𝕦 𝕠𝕞𝕖𝕘𝕒 ⦆

JeongGuk podía oír los latidos de su corazón, el ruido sordo del pánico en sus oídos casi lo suficientemente elevado como para ahogar los pasos suaves del extraño cuando entró de nuevo en la habitación. Pero bajo el pánico, podía sentir su rígido pene, presionando contra la parte delantera de sus pantalones vaqueros. ¿Qué demonios? Nunca había estado así. Era sólo el calor que se acercaba, eso era todo.

Pero entonces él cogió el olor del hombre.

Era intoxicante: una mezcla ahumada, picante, fuerte que casi le hizo gemir. JeongGuk podía sentir su cuerpo respondiendo: su pene estaba muy duro, y estaba prácticamente empapando sus pantalones vaqueros. Los machos omega podían auto-lubricarse, pero nunca había estado tan mojado antes. Mierda, realmente tenía que salir de allí. Sus ojos se abrieron, y cuando levantó la vista, JeongGuk se congeló.

El desconocido estaba mirando hacia abajo a él, con una sonrisa depredadora curvando sus labios sensualmente completos.

—¿Escondido en el armario, pequeño Omega? Eso es irónico. ¿Qué crees que está haciendo aquí?

JeongGuk no pudo reprimir un grito de miedo, pero el hombre simplemente metió la mano en el armario y su gran mano se cerró firmemente en la parte posterior del cuello de JeongGuk. Inmediatamente, su reflejo sumiso le dio una patada, y una sacudida de deseo lo atravesó como una descarga eléctrica por la columna vertebral. Se sintió llevó al dormitorio. El Alfa enganchó un dedo en el interior del cuello de la camisa de JeongGuk y se la puso a un lado, la uña rozando la piel, haciendo a JeongGuk sentir escalofríos.

—Hmm, sin collar, sin marcar y en calor, —el gran hombre gruñó. —¿Eres de HyeJin?

—HyeJin es mi hermana, —JeongGuk logró decir. Era un milagro que pudiera hablar.

El Alfa se rió suavemente. —Ah, ya veo el parecido ahora. ¿Y que hacías en su armario? —JeongGuk sintió como el hombre le levantaba la barbilla, estudiando su rostro. Sintió que se ruborizaba bajo el escrutinio fresco de la mirada del desconocido.

JeongGuk bajó los ojos, pero la visión del pecho musculoso le hizo morderse el labio inferior. Su ritmo cardíaco aumentó, su piel estaba irradiando calor. ¿Cómo sería ser follado por un hombre? ¿Por ese hombre? Se tragó el gemido que se estaba construyendo en su garganta. —Trataba de llegar a casa antes de entrar en . .. calor.

—No funcionó, ¿verdad?— Gruñó el Alfa. JeongGuk sintió que sus dedos se apretaban en la mandíbula. La fuerza de sus manos, la sensación de poder absoluto que emanaba del hombre casi hizo que JeongGuk se pusiese de rodillas.

—Por favor, —JeongGuk logró decir, la bruma del deseo de sumisión lo llenaba por lo que era difícil para su cerebro formar palabras.

El Alfa lo estudió, la fuerza de su mirada casi física en la cara de JeongGuk. —¿Por favor, que, pequeño Omega?

JeongGuk no era homosexual, pero el sentido de urgencia de la necesidad estaba construyéndose y edificándose, y no había forma de detenerlo. Fue humillante, pero no pudo soportarlo un segundo más. —Jódeme, —rogó JeongGuk.

El hombre más grande gruñó bajo en su garganta, el sonido retumbante a través de JeongGuk como un terremoto. —De rodillas, — ordenó el Alfa.

JeongGuk cayó al instante, la alfombra de felpa amortiguó su aterrizaje. Estaba al nivel del ojo con el pene del alfa, y podía ver el bulto masivo incluso a través de los pantalones del desconocido.

El Alfa se movió rápido. Se desabrochó el cinturón y tiró hacia debajo de la cremallera, dejando que sus pantalones cayesen hacia abajo sobre sus caderas. Su enorme polla saltó libre, y la visión arrancó un gemido de deseo de la garganta de JeongGuk.

—¿Alguna vez has chupado una polla antes?— Gruñó el Alfa. JeongGuk negó con la cabeza, sin dejar de mirar con aprensión la longitud masiva. ¿Era posible incluso tomar eso en su interior? El hombre se rió entre dientes. —Bueno, parece que voy a tener que enseñarte. —Moviéndose rápido, sus fuertes dedos se enredaron en el pelo de JeongGuk, y antes de que el Omega tuviera tiempo de pensar, estaba siendo arrastrado en su lugar. —Abre —el hombre gruñó. JeongGuk apenas tuvo tiempo de separar sus labios antes de que el Alfa empujase sus caderas hacia delante, empujando su pene con fuerza en la boca de JeongGuk.

Su grito de sorpresa fue sofocado por la longitud del Alfa, empujando dolorosamente contra la parte posterior de su garganta. Su nariz se llenó con el aroma de puro alfa, y pudo saborear el líquido preseminal salado-dulce. Por encima de él, pudo oír el gemido extraño, los dedos apretándose en el cabello de JeongGuk. — Chúpalo, —dijo con voz áspera.

JeongGuk puso las manos sobre los muslos musculosos del Alfa para darse algún tipo de sujeción. Se echó hacia atrás, tomando en un jadeo rápido de aire, antes de deslizar los labios por el pene espeso. Tuvo que abrir la boca a lo ancho para el Alfa, extendiéndose casi a su límite cuando empezó a deslizarse hacia atrás y hacia adelante rítmicamente. JeongGuk pudo ver el nudo del Alfa, la parte más gruesa en la base de su pene, comenzando a crecer, y la visión le hizo estremecerse. Él sabía que el nudo finalmente se expandiría, el miembro se bloquearía en su lugar: boca o culo, JeongGuk se quedó quieto.

Se quedó sin aliento cuando el Alfa aumentó la presión sobre el cabello de JeongGuk, usándolo para guiar la cabeza hacia atrás y hacia adelante. Todo lo que JeongGuk podía hacer para mantenerse quieto cuando el hombre empezó a coger su rostro, enviando su pene al empujarse contra la parte posterior de la garganta de JeongGuk y JeongGuk se quedó allí tomando al alfa. Había oído que la cabeza reducía el reflejo nauseoso de un Omega, y parecía ser verdad: la única incomodidad que sentía era el esfuerzo de sostener la boca abierta lo suficientemente amplia como para abarcar todo el eje. JeongGuk sabía que estaba siendo utilizado, degradado, su boca follada como un juguete; y nunca se había sentido mejor en toda su vida. Sin embargo, aunque el Alfa estaba empujándose sin piedad en su boca, no estaba dándole a JeongGuk lo que necesitaba: ser llenado, por completo.

JeongGuk gimió, el sonido amortiguado por el miembro del alfa. Pero pareció ser suficiente para distraerlo. —Tienes una boca dulce, pequeña Omega, —el extraño gruñó, su voz aún más áspera con la lujuria. —¿Debo ver si tu culo es igual de bueno? —Se echó hacia atrás, bruscamente, dejando a JeongGuk con una oleada de desesperación por tener el hombre más grande dentro de él de nuevo.

El Alfa se quitó la chaqueta y se aflojó la corbata, mirando a JeongGuk con esa sonrisa exasperantemente caliente. —Desnúdate, — ordenó.

JeongGuk se puso a obedecer, quitándose su camisa y empezando a quitarse sus vaqueros mientras le robaba miradas al desconocido. Cuando la camisa se desprendió, JeongGuk tuvo que contener un gemido de lujuria. El chico estaba bien construido, con pectorales potentes, hombros anchos y brazos que parecían como si pudiera romper a JeongGuk por la mitad. El Omega siempre había sido pequeño, al igual que la mayor parte de su tipo, pero al lado de ese hombre se sentía extra-vulnerable.

El Alfa estaba mirando a JeongGuk como si fuera algo para ser devorado. Con un movimiento suave, se apoderó de la parte posterior del cuello de JeongGuk de nuevo. La presión en el área sensible de inmediato le envió a modo sumiso: sus labios se abrieron, su cuerpo se sintió pesado, y su deseo se intensificó. Lo único que importaba era complacer a ese Alfa, obtener la jodida que tan desesperadamente necesitaba.

JeongGuk se vio empujando hacia adelante hasta que estaba inclinado sobre la cama, su pecho apoyado en el edredón suave. El Alfa pasó una mano por su espalda en un gesto extrañamente tierno, manteniéndolo inmóvil en su lugar por la parte posterior de su cuello. —Bello, —murmuró la palabra enviando una explosión de mariposas revoloteando confusas en el estómago de JeongGuk.

Sintió los dedos del alfa deslizarse por la hendidura de su culo, haciéndole retorcerse. Nunca había dejado que nadie lo tocara allí antes. Ignorando su gemido de protesta, JeongGuk sintió al extraño correr la punta del dedo en círculos alrededor del agujero virgen apretado de JeongGuk. Él arqueó su espalda, su cuerpo reaccionando instintivamente a la prensa del tacto del alfa cuando el hombre más grande empujó un dedo en el culo exploratoriamente. JeongGuk sintió como se deslizaba con facilidad, su lubricación natural a toda marcha por el calor.

—Mmm, estás mojado y listo, —gruñó el hombre. —Y si no es así, va a serlo.

Retiró el dedo, volviendo a JeongGuk casi loco con la frustración y la necesidad. Pero fue reemplazado en un instante por la cabeza del pene del alfa, presionando contra el agujero húmedo de JeongGuk. A pesar de lo mojado que estaba, el gran tamaño lo hizo jadear cuando el Alfa comenzó a empujar dentro de él, lento pero imparable, tomando el culo virgen de JeongGuk por su propia cuenta.

El ligero dolor que JeongGuk sintió al ser estirado se sintió abrumado por la intensa descarga de placer cuando el Alfa estuvo en él, su ensanchado agujero tomó y aceptó el eje grueso pulgada a pulgada. La sensación de estar lleno era más intensa que cualquier cosa que hubiera experimentado alguna vez, una plenitud delirante que le hacía desear más y más.

—No puedo aguantar más, —gruñó el Alfa. —Te voy a follar duro, Omega.

JeongGuk gritó en shock cuando el desconocido la sacó casi todo el camino antes de golpear de nuevo en él, la cabeza de su pene tocando el punto sensible en el interior del Omega. Podía sentir el peso del alfa fijándolo a la cama cuando empezó a ir contra sus caderas, empujándose sin piedad en JeongGuk, tirando una serie de jadeos y gemidos por su garganta mientras el placer se apoderaba de él. Sí, sí, eso era lo que necesitaba. Ser llenado, follado, dominado. Los dedos del alfa se clavaron en su piel, tan duros que crearon casi hematomas, mientras estrellaba su longitud en JeongGuk, tomando su placer. Cada compresión era interrumpida por un golpe sordo cuando las enormes bolas del alfa golpeaban contra el culo de JeongGuk con cada golpe.

El Omega arqueó su espalda, casi estremeciéndose de placer mientras obtenía la jodida que había estado anhelando. Nunca había imaginado que estar con otro hombre podía ser ten increíble; ser tomado por alguien que sabía cómo hacerle sentir bien, lo que su cuerpo necesitaba.

JeongGuk sintió una mano enorme moverse hacia adelante y alrededor de su pene. El Alfa comenzó a sacudírsela sin piedad, el movimiento a carrera con sus propios empujes. —Córrete para mí, Omega, —gruñó el desconocido. —Vamos a conseguir que estés suelto y listo para mi nudo. Vas a tenerlo todo.

La mezcla de sensaciones fue demasiado para JeongGuk; el calor lo estaba volviendo loco. Unos pocos golpes duros y empujones fue todo lo que necesitó antes de que se corriese sobre los dedos fuertes del Alfa, un alto lloriqueo lamentándose que apenas reconoció como su propia voz anunció su estado de Omega-en-calor cuando se corrió. El desconocido no se detuvo, siguió golpeando en el culo de JeongGuk, pero JeongGuk lo oyó murmurar su aprobación.

Su mente se perdió en una bruma de placer cuando el orgasmo se apoderó de él, pero JeongGuk fue consciente cuando el Alfa redujo de pronto su empuje, y se empujó aún más profundamente dentro de él. Joder, el desconocido le iba a anudar. ¿Podría tomar el peso adicional? No tuvo tiempo para ponerlo en duda, debido a que el Alfa comenzó a moverse.

La sensación arrancó un grito de los labios de JeongGuk cuando el Alfa empujó su nudo más allá de su anillo muscular apretado, forzándose a sí mismo hasta el final en el culo de JeongGuk. JeongGuk clavó los dedos en la cama, apretando los dientes mientras sentía su agujero extendiéndose para dar cabida a la polla monstruosa del alfa.

Tomar el nudo fue doloroso, pero se sintió deliciosamente bien.

—Así es, Omega, tómalo todo, —siseó el Alfa. JeongGuk gimió cuando sintió al Alfa comenzar a empujar de nuevo, su enorme cuerpo empujando a JeongGuk abajo en la cama, su aliento caliente en el oído de JeongGuk. —Voy a llenarte completamente de mi semen, te daré un cachorro o dos, —gruñó. —Entonces serás mío, todo mío. Mi Omega. Dilo.

—Tuyo—, JeongGuk se quedó sin aliento, su pene duro como una piedra de repente ante las palabras del Alfa. Ni siquiera sabía el nombre de ese hombre, sin embargo, todo en él gritaba que debía ser tomado, reclamado, dominado por completo.

Pudo oír la respiración del Alfa desigual, sentir el latido del corazón del hombre cuando sus embestidas se volvieron más rápidas, más erráticas. JeongGuk gritó al sentir el nudo cada vez más grande, extendiéndolo hasta el límite. La mezcla de sensaciones, el calor, las sacudidas eléctricas de placer, todo fue demasiado.

Con un rugido, el Alfa disparó su carga espesa; JeongGuk pudo sentir los torrentes de semen saliendo a borbotones dentro de él, el nudo completamente inflado bloqueando el semen del alfa hasta la última gota en su lugar. Sintió los dientes del Alfa en el hombro: mordiéndolo, reclamándolo, y marcándolo como suyo para que todo el mundo pudiera verlo. La combinación de dolor y placer empujó a JeongGuk sobre el borde, una vez más, se puso a gritar, soltando su propio semen sobre su estómago. El momento de la unión fue increíble, una fiebre ardiente de placer indescriptible.

A través de ella, JeongGuk fue vagamente consciente del Alfa levantándolo cuidadosamente, el tirón en el nudo haciendo que JeongGuk soltase un gemido. Sintió alivió al ser dejado sobre la cama, todavía encerrado junto con el desconocido. Unos fuertes brazos se movieron alrededor de él, acercándolo. La prensa reconfortante del alfa de su Alfa, de musculoso pecho contra su espalda le llevó a un sueño profundo.

All the love, x.

14. Mai 2020 15:20:29 0 Bericht Einbetten Follow einer Story
30
Lesen Sie das nächste Kapitel 𝕖𝕡𝕚𝕝𝕝𝕠𝕘𝕖𝕦

Kommentiere etwas

Post!
Bisher keine Kommentare. Sei der Erste, der etwas sagt!
~

Hast Du Spaß beim Lesen?

Hey! Es gibt noch 1 Übrige Kapitel dieser Story.
Um weiterzulesen, registriere dich bitte oder logge dich ein. Gratis!