Futiles cenizas de una mente gris Follow einem Blog

choked4thedarkness Snow Trash Recuerdos y escenas fugaces de un Investigador privado (Creación de personaje) Memories and fleeting scenes of a private Investigator (Character creation)
Nicht überprüfte Geschichte

#Character-creation #CreaciónDePersonaje #investigacion #policiaco #novelanegra #Detetctive
0
4.0k ABRUFE
AA Teilen

Solo el departamento…

Contemplaba desde la ventana el esplendor que pocas veces ofrecía Laint, sus altos edificios llenos de oficinas a oscuras, siendo solo la sombra del hervir de laburantes que paseaban por ahí todas las mañanas, miré hacía le pequeña mesa a mi costado, los hielos de mi vaso se habían fundido hacía varios minutos, el sabor diluido del Whyski me hizo torcer el gesto un poco y necesité un nuevo trago para remediarlo, después del ardua labor de buscar la cajetilla abierta que estaba justo donde la había dejado, volví a mis cavilaciones y creí que podría volver a perderme entre las luces titilantes de la ciudad y la música tenue del bar que estaba calle abajo, pero no fue así.

El caso me estaba absorbiendo y no pude detenerlo, hace apenas 20 horas que secuestraron a la hija de los Teish, razones podría haber a montones, su padre es uno de los mejores abogados de Laint, su esposa heredera de la fortuna de una gran tabacalera que tenía su sede en Rowntown, y ella una de las mujeres más codiciadas de Laint , no la ponían fácil, lo único que seguía sin terminar de convencerme fue la circunstancia, irrumpieron en la casa de la manera más violenta que había visto, no forzaron la puerta, fue derribada, los padres declararan que se escucharon un estruendo en la entrada,seguido del sonido de pasos fuertes , subieron la escalera, entraron directamente al cuarto de Lisa y se la llevaron, fuera de la casa estaba una Vann esperando para escapar, la señora Teish fue la que declaró, puesto que aun después del fuerte golpe que recibió en el cráneo, estaba un poco consciente, el señor Teish fue noqueado por la culata de un arma y no recuerda más que el ruido de la intrusión, en un santiamén sucedió todo, como si se pudiese volver más extraño prendieron en llamas el estudio de Teish, lo recordaba por la expresión que tenía cuando comentaba cuantas botellas de “excelente calidad” ardieron esa noche, las huellas, botas de trabajo, dactilares ni una, tenían guantes negros de piel, o eso declararon ambos, sus rostros cubiertos por una de las cosas más cliché de la historia, medias, el alboroto hizo despertar a la vecina de los Teish que corroboró la parte de la Van que se llevó a Lisa, mencionó al menos 5 hombres sin contar a la persona que conducía, sí que todo estaba bastante extraño, recordé que sostenía el trago y bebí un poco, el sabor fue dulce y calido en mi lengua y un poco afrutado al pasar por mi garganta, imaginé cuantos tragos como el mío ardieron en el estudio de Teish, toda clase de especulaciones rodaban por mi cabeza, cuando el señor Teish declaró solo veía la cara de un padre afligido, era un caso de esos que no apuntan a nada y que estarían mejor simplemente guardados en una bodega junto a otras tantas carpetas con casos sin sentido alguno, pero la situación cambió en el momento que me contactaron directamente y me ofrecieron una fuerte suma de dinero por llevar el caso como prioridad, la forma en que la mayoría de protocolos fueron exceptuados para esta pareja fue simplemente jocosa, el asqueroso dinero, pero al final, “eso pone los tragos en mi mesa o algo así”, recibí la llamada a las 4:45 A.M. y de mala gana, para las 5:00 y después de escuchar la cantidad de dinero que me ofrecían en caso de resolver esto lo antes posible, estaba sentado en la comisaría esperando a que fuese “oficial” la toma del caso, son las 11:00 P.M. y lo único que sé es que debo encontrar algo para comenzar, personas cercanas a Lisa, amigos de la familia, casos que no fueron favorecedores para Teish, lo que sea debería servirme, pero no hay nada, nada más de lo que ya todo Laint sabe, a los señores Teish se les recomendó no volver a su casa por las siguientes noches y accedieron, la casa quedó a disposición de la comisaría, la mayoría de los investigadores trataron de encontrar algo, se pasaron horas husmeando la habitación de Lisa, buscando algo para analizar, el estudio quedó reducido a una gran masa de madera, ceniza y hollín, fui con Amanda hasta la casa para tratar de analizar lo sucedido y nos quedamos sin nada que decir, estábamos igual de perplejos con la situación y eso no ayudaba a nadie, miré de nuevo a la mesita, los hielos volvieron a fundirse en el vaso, creo que necesitaré otro trago…

24. November 2018 10:52:08 0 Bericht Einbetten 0
~

La banca del parque...


Tenía la vista clavada en la banca del frente, igual a en la que me encontraba sentado, concreto sólido, una ligera curvatura hacia la diferencia entre una lumbalgia y el poder descansar un poco, hace 2 días que no duermo, Amanda dijo que el caso me perturbó, que tal vez me lo estoy tomando demasiado enserio, que no debería ir por ahí con esa clase de ideas en mi cabeza, pero de alguna manera solo me hacía recordar lo extraño que fue todo, casos como estos no son situaciones cotidianas, quizá el recordar a mi esposa fue el detonante, no fue el hecho de que la víctima tuviese parecido , tampoco lo cerca que se encuentra la edad de la víctima con la que tenía ella antes de que aquello sucediera, era la maldita alfombra, ese bastardo tenía la misma alfombra que mi esposa decidió comprar para la casa, había visto más sangre aquel día de la masacre de gays en esa “fiesta” por ese trastornado pseudo-facista, pero esta vez fue distinto, era como si mi cabeza pudiera recrear la situación y que cada línea de sangre fuera el reflejo inequívoco de una cuchillada, fue un crimen de odio, la cantidad de puñaladas que el cadáver tenia era ridícula, pero al final solo pudimos encontrar en la habitación contigua un despojo bamboleante colgado de una cuerda y con el rostro morado, si tan solo no lo hubiese hecho, pudiera haber golpeado a ese bast…, la campanilla de la de un chico que paseaba en su bicicleta por el parque me distrajo de mis pensamientos y de alguna manera me hizo volver, todo se iluminó, como si de alguna manera hubiese estado encerrado tras una clase de cristal tintado, el día se antojaba para lo que ya me encontraba haciendo, pasar el rato en el parque mientras se ve a los chicos en sus bicicletas y el viento de invierno sopla, en la chaqueta aun guardo unos cuantos cigarrillos por terminar, enciendo uno y lo presiono entre mis labios, doy una calada y dejo que la tibieza del humo reconforte mi pecho, lo dejo escapar viendo cómo se funde con unas nubes irreales que pareciesen pintadas en el azul profundo del cielo , disfrutando quizá más de lo que me gustaría admitir de ese cigarrillo, dejo que el rato pase mientras consumo los cigarrillos uno tras otro, veo pasar al chico de la bicicleta unas cuantas veces más, unas cuantas parejas de jóvenes que salen a pasear y algunos grupos de señoras adineradas planeando sus vacaciones en voz alta, buscando algún lugar que las merezca para tomar el té.

Me levanto al comenzar mi último cigarrillo, debo volver a casa, una silueta se movió tras el segundo árbol a mi derecha, parpadeo, no hay nadie, ¡agh!, enserio necesito dormir, camino pesadamente hacia la estación más cercana, debí traer el coche, ni siquiera sabía a donde iría pero, mi cabeza me repite que debí traerlo, analizo el mapa del metro un momento para ir a casa, 8 estaciones, si que estoy un poco lejos, pago la cuota requerida y entro, comienza a oscurecer , las luces dentro de los andenes con su maldita fluorescencia artificial, ese tono verdoso y pálido que solo podría encontrarse en el metro de Laint, el vagón pasa frente a mi antes de que salga de mis análisis a las barras fluorescentes, subo al vagón igual que otras tantas personas, paso de frente y recargo mi peso en el tubo que está al costado de los asientos cercanos a la puerta, observo borrosamente el entrar de algunos cuantos pasajeros, no me interesa, pero ahí está y mi cerebro lo registra, la puerta se cierra y en mi cabeza resuena un gran digito único, 8…7…

24. November 2018 10:51:39 0 Bericht Einbetten 0
~

La Estación...

Me muevo entre escritorios y con un monótono y ensordecedor ruido aglomerado de impresoras trabajando, voces respondiendo el teléfono, cajones cerrándose, unos cuantos gritos, incluso, de alguna extraña manera, el sonido combinado del hojear en los archivos hace que el ruido sea un apelmazado sonido blanco que siento que solo podría pertenecer a la estación, medio segundo antes de dar la vuelta a la perilla de la puerta espero, como una clase de mal augurio esperando su maldita voz gritando, “John, oh ahí estás pequeña sabandija”, pero Amanda no lo hace, tal vez por alguna extraña razón me escapé esta vez, cierro la perilla y entro al tiempo que abro la puerta, como si de alguna manera no debiese dejar que el mundo externo entrase ahí conmigo detrás, escucho el chirrido inconfundible de la silla de mi escritorio.

-¡Oh Jhon, ahí estás pequeña sabandija dormilona!-

-¡Carajo!-

-Esa no es forma de recibirme, y menos cuando me digno en pararme en tu pocilga, ¿Listo para un poco de acción?-

-Vamos Amanda, dímelo de una vez, estás con la mierda hasta el cuello y necesitas que te saque de esta-

-Desde el caso de esos malditos italianos tienes el ego muy por encima Jhon, tal vez necesitas que te mande a Emten para que recobres un poco la postura-

-¿Que sucede entonces?-

-Recuerdas el caso del anciano paranoico que creía que una banda de mafiosos italianos querían asesinarlo?-

-El señor Finch? , las 2 entrevistas que tuve con el fueron bastante tranquilas, es un anciano bastante amigable cuando no tiene sus colapsos nerviosos –

- Era -

-Que le sucedió?-

-Fue encontrado muerto esta mañana, en su sala de estar, frente al televisor aún encendido, el forense determinó que murió de una embolia, una porquería que lo fulminó al instante, cosas de ancianos-

-Entonces, ¿qué estás buscando en homicidios?-

-No lo sé, quizá tengo una corazonada y quiero que le des una ojeada al caso-

-Amanda la verdad es que…-
-Jhon, son las once y cuarto de la mañana y apenas llegaste al trabajo, si no quieres que tu superior, osea yo, se moleste contigo, vendrás a jugar un poco con el caso-

-Agh, está bien, pero debemos pasar por mi maldito café-

14. November 2018 18:12:29 0 Bericht Einbetten 0
~

De Camino...

Fuera del pórtico me espera la burlona silueta de mi Ltd 73´, averiado, el mecánico dijo que vendría aquí el martes por la tarde, es jueves, le doy un vistazo rápido solo por costumbre y paso de largo, apenas es el tercer día que tomo el metro para ir a la oficina, lleno de pláticas vánales y tomando datos irrelevantes de todas direcciones, así es viajar en metro, tal vez exagero un poco mi situación, al final solo debo pasar 4 estaciones para llegar a la oficina, viajo de pie frente a la puerta como lo he hecho siempre que uso el transporte, de alguna manera la alarma de parada me señala que debo pedirle a mi cerebro recordar cuantas estaciones faltan para bajar, como si recordar un solo dígito requiriera de toda mi capacidad mental, 4…3…2.

Un recorrido que no dura más de 30 minutos y que podría, desde hoy, seguir con los ojos vendados, le doy una ojeada a los especímenes que me acompañan en el vagón, un tipo que dormita mientras su cráneo choca en repetidas ocasiones contra el cristal que está en su nuca, esa mujer que tiene la habilidad de maquillarse mientras el metro viaja a 40km/h, la joven estudiante que tamborilea con sus dedos el ritmo de alguna canción que suena en sus auriculares y un tipo que usa un traje como si lo odiase, como si el hacerlo fuera a matarlo o las costuras de este le quemaran, su cara de incomodidad era única, 1… repitió mi cerebro, estaba cerca de bajar, había algo en el tipo del traje, quizá el siempre viajaba en este horario, quizá yo era el que no encajaba en la escena tan cotidiana que veía frente a mis ojos, pero podría apostar que el, “Estación Ross *tiit*”, me sacó de mis pensamientos y tan solo avancé.

Bajo del metro y me deslumbra el resplandor que refleja el concreto en mi rostro, me muevo entre los transeúntes tratando de no chocar con ellos, aunque al final poco les importa en estos lugares la cantidad de contacto humano que tienen, me muevo rápidamente por el andén y salgo a la calle, los grandes edificios se alzan a mi alrededor, la calle es como siempre un hervir de vehículos de un lado a otro, cruzo al lado de la gasolinera, saludo a, ese tipo, olvidé su nombre, igual nunca lo he necesitado, me devuelve el saludo y sigo mi camino, doblo en la calle Ross y veo las farolas, le he dicho a Amanda que deberían cambiarlas hace ya 2 años, pero ella le tiene alguna clase de cariño enfermo a esas farolas viejas, la cantidad de apartamentos que se irguen frente a la Estación de Policía es brutal, hace que literalmente los inviernos sean más fríos al proyectar una sombra eterna durante casi 2 meses y medio, subo las escaleras de concreto sin pintar y observo las mismas esculturas de león, vuelvo a notar que la del lado izquierdo le falta una pata, como siempre, desde hace 6 años.

Casi en el mismo instante en el que empujo la puerta crece el deseo de beber un café, nunca me ha vuelto loco el café de la oficina, pero no deja de ser un buen café para comenzar el día, me acerco al mostrador y me dirijo hacia Beth

-Buen día Beth, ¿que tal va todo?-

-Es una porquería como siempre John, pero aquí estamos-

Casi como una tradición eso es el anuncio de un nuevo día en el trabajo, tomo mi tarjeta de los dedos rechonchos de Beth y checo mi hora de entrada, el número que marca la tarjeta me hipnotiza al pensar toda la escena que montará Amanda cuando se entere de esto, a pasos veloces me dirijo hacia mi Oficina, confiado en que si no hago contacto visual con nada en el trayecto estaré a salvo.

14. November 2018 18:10:26 0 Bericht Einbetten 0
~
Weiterlesen Startseite 1